ALBERTO ARVELO TORREALBA FLORENTINO Y EL DIABLO PDF

0 Comments

, Spanish, Book, Illustrated edition: Florentino y el Diablo / Alberto Arvelo Torrealba. Cantata criolla / Antonio Estévez. Notas, biografías y vocabulario / José. , English, Spanish, Book edition: Florentino and the devil = Florentino y el diablo / Alberto Arvelo Torrealba ; translated by Timothy Adès with Gloria. Alberto Arvelo Torrealba. Ediciones Globalcorp, – 94 Florentino y el Diablo: las tres versiones completas de y · Alberto Arvelo Torrealba.

Author: Zulubar Kezahn
Country: Sudan
Language: English (Spanish)
Genre: Technology
Published (Last): 1 November 2004
Pages: 183
PDF File Size: 7.29 Mb
ePub File Size: 16.83 Mb
ISBN: 297-5-57142-761-2
Downloads: 71044
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Vizil

Cuando canto con un hombre con el grito lo encorajo, con la audacia lo sacudo, con el numen lo aventajo; lo venzo y no lo abochorno, lo castigo y no lo ultrajo Florentino Lo castigo y no lo ultrajo. El Diablo Para poderla beber. Diahlo que canta y toca justa ventaja retiene: El Diablo No pisa mis almacenes.

Romance de mil caminos, rosal del marchito pie: Reniego de esos alardes que no me importa saber.

El Diablo Juega con la pregunta. El Diablo Si me encuentra el que me busca el susto lo descarrea.

Florentino El suspiro de tal vez. Andante de mi destino, por serle fiel a lo fiel, en brasero de lo humilde vi la luz de la altivez El Diablo Vi la luz de la altivez. No arrime tanto el caballo, Que el toro se le chacea.

Florfntino Cuando el gallo menudea la garganta se me afina y el juicio se me clarea como el agua manadora que alumbrando gorgotea. Florentino Tiene picada segura el gallo que se rebate y no se atraviesa nunca, bueno si tira de pie, mejor si agarra en la pluma. Mostrencos como orejanos yo los distingo entre cienes. Florentino Bejuco le para el pelo.

  KARPOV ENDGAME VIRTUOSO PDF

Florentino y el Diablo – Alberto Arvelo Torrealba – Google Books

El Diablo Tu rosa sin marchitez le encarna en color ni espina quien la pinta sin pincel. El Diablo Canta cuando le conviene. Mi rumbo no me lo forentino presagios de mercader.

El alba bebiendo en el paso real! La cuatro cuerdas del cuatro en pecho de quien las pulsa: Florentino No quieren y siempre van. Florentino Me lo chupo gajo a gajo.

El Diablo El pasaje del clavel.

Rozador de la amargura talo el fondo de mi ser. Una cosa piensa el burro y otra el que no se apea. Su navegador no soporta este elemento html5. El Diablo cambia la rima. Le dijo la negra Clara A la catira Matea: Aunque me vista de nuevo respeto el ajeno andrajo: El Diablo La Cruz de Mayo en el cielo.

Pasa cantando en romance sin la mirada volver: Puntero en la soledad que enlutan llamas de ayer, macolla de tierra errante le nace bajo el corcel. Florentino Sonoros cuando los cruzan. Arte sin pueblo se esfuma Como el humo de los trenes: Sobre los suelos errantes, bajo la sed de las dunas, por la ribera del mar y en la mar de las llanuras cuando se quema hasta el aire y se tuesta la laguna tiene que beber arena el que no bebe agua nunca.

El Diablo Mejor si agarra en la pluma. El Diablo Yo se lo puedo cambiar. Cuatro alambradas del cielo alinderan mi heredad y unen la manga del viento al Oriente con mi alar. Una con mi alma en lo sola, una con Dios en la fe; sobre tu pecho desnudo yo me paro a responder: El Diablo Y el arpa que bordonea.

  AS3992 ARNIE PDF

En compases de silencio Negro bongo que echa a andar. El Diablo Con esta noche tan fea El destino de fflorentino sombra Con el suyo se carea.

Leyendas llaneras

Siendo bien mansa la mula No importa si lo patea. Yo en refriegas no torturo, pero tampoco agasajo: Florentino Pa que en lo oscuro me vea. Desde cuando yo volaba paraparas del rayuelo vide con la noche oscura la Cruz de Mayo en el cielo.

Le prevengo que la quinta Lleva veneno en la punta: Florentino Es e, lo viene a buscar.

Leyenda de Florentino y El Diablo – – un solo llano

Dos dientes de oro le aclaran la sonrisa taciturna. No le envidio al espinito las galas de que alardea: La eternidad es de todos como el odiar y el querer, tan sombra como la vida, tan dolor como el laurel. Coplero que canta y toca. Florentino Torcida en los terraplenes, orillas de verde Arauca llamaradas se detiene y espantados de lejura afvelo los palafrenes. Florentino De la sombra lo encadene.

El Diablo No importa si lo patea.